Cámaras ocultas - Libros autografiados y descatalogados - Reconstruciones históricas y dioramas - Revistas especializadas- Gadgets espía - Antigüedades del espionaje - Uniformes y disfraces - Emblemas y placas - Coleccionismo militar y de Inteligencia, etc.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Pack Espías


"La invisible" Stella Rimington" Stella Rimington

"La espía que vestía de rojo" Aline, Condesa de Romanones

"Cazador de espías" Peter Wright

"Servicio Especial" Jose Ignacio San Martín

"Cisne: Yo fuí espía de Franco" Luis M. Gonzalez-Mata

49€

viernes, 8 de mayo de 2015

"MATA HARI: PAVANA PARA UNA ESPIA" Rene Masson

Pocos espías han despertado tanta fascinación como Mata Hari (1876-1917), la legendaria bailarina holandesa que escapó de una vida provinciana para convertirse en la mujer más fatal de su tiempo. Su nombre real era Margarita Zelle y nació en Leeuwarden, hija de un sombrerero y una madre que murió siendo ella muy niña.
 
A los 18 años atendió una solicitud de matrimonio en la página de contactos del periódico y se casó con Campbell MacLeod, un capitán de 39 años con el que se marchó a vivir a Indonesia, entonces colonia holandesa, donde él estaba destinado. Siempre le habían pirrado los uniformes.
 
Allí tuvo dos hijos y sufrió las penurias de un marido borracho, pero también conoció la fascinación de Oriente y los secretos de las danzas javanesas, que le serían muy útiles tras el naufragio de su matrimonio y la muerte de uno de sus hijos, que la empujaron a volver a Europa en 1902.
 
Armada de valor y amparada en su exótico físico, se inventó una identidad y se lanzó al espectáculo en París como la bailarina Mata Hari ("ojo del alba", en javanés), especializada en danzas eróticas. Pronto creció su fama y frecuentó a hombres ricos, políticos y militares que engrosaron su lista de amantes. Entre 1904 y la I Guerra Mundial fue la cortesana más famosa de la época, conoció todas las ciudades de Europa y no pocos secretos de política gracias a las confidencias de alcoba.
 
11,99 €